Hace unos días llegó a mi un artículo sobre los errores mas comunes a la hora de invertir dependiendo la edad en la que te encuentres. El artículo viene en el mismísimo Wall Street Journal, y me gustó tanto que símplemente compartirlo por las redes sociales me pareció un sacrilegio.

Me sentí tan identificado por los errores que el artículo describe, que me he propuesto hacer un análisis del artículo, aportando mi propia visión y experiencia sobre el tema. Aquí tenéis el link del artículo.

El artículo original está bastante enfocado al estilo de vida estadounidense, por lo cual se habla de seguros sanitarios y de grandes pagos a las universidades (aunque esto último empieza a ser común también en nuestro país después de las últimas reformas), por lo cual no nos lo tenemos que tomar al pie de la letra. Comenzamos por comentar los típicos errores de inversión que tendemos a realizar según nuestra edad.

Entre los 20 y los 30 años:

El artículo comenta que el principal fallo de los jóvenes inversores es invertir demasiado a lo seguro. Lo normal en gente joven que tiene muchos años de ahorro e inversión por delante es invertir en productos arriesgados (como puede ser la renta variable en todas sus formas: Acciones, fondos de inversión…), ya que en el caso de que estas inversiones vayan mal, hay mucho tiempo por delante para recuperarse de las mismas, y a su vez está demostrado que una inversión regular a muy largo plazo (20-30 años) de renta variable siempre ha dado buenos resultados.

Personalmente me siento completamente identificado con ese miedo a invertir de la gente joven, ya que lo he vivido en mis propias carnes. Cuando eres joven tienes muy poco dinero ahorrado, y por lo general has tenido que trabajar muy duro para conseguir esos pequeños ahorros. Si te viene alguien y te explica que lo mejor es que pongas tus ahorros en unos productos que pueden bajar su valor un 20% en un periodo de tiempo relativamente corto, tu le miras a esa persona como si fuese el mayor loco sobre la faz de la tierra. “Con lo que me ha costado ganar mi dinero, si me decido por invertir no quiero perder ni uno de mis euros, aunque sea a costa de ganar mucho menos con mis inversiones”.

Esa forma de pensar, junto con la sensación de no tener ni idea de invertir, y que comprando acciones estas haciendo algo parecido a apostar en un partido de fútbol, hacen que finalmente se decidan a invertir de una forma más segura, y que por lo tanto no se aprovechen de los beneficios que se podrían generar gracias al interés compuesto generado durante todos los años que vas a estar invirtiendo.

Mi consejo para esta gente joven es siempre la misma: que inviertan en fondos de inversión indexados de bajo coste, y que tengan un % de sus inversiones igual a su edad en renta fija, y el resto en variable. Ya hablamos en JubiladoALos40.com sobre este tema aquí.

Entre los 30 y los 40 años:

Según el artículo, esta es la franja de edad en la que las personas toman las decisiones mas importantes de su vida, como son casarse, tener hijos y comprarse una casa. El mayor error de la gente en esta franja de edad es querer tener de golpe el mismo nivel de vida que tenían sus padres cuando se fueron de casa. Por desgracia nunca se tiene en cuenta los años que les ha costado a sus padres llegar a ese nivel de vida.

En esta década básicamente se pasa de la nada a tener familia, casa, coche nuevo, etc… Y muchas veces adquirimos bienes que están por encima de nuestras posibilidades, aunque creamos que es lo que tenemos que tener. Según el artículo, la gente en esta franja de edad debería comprarse casas más pequeñas y baratas, para así contraer deudas más pequeñas con el banco, y no endeudarse por el resto de sus vidas.

En mi opinión esta es una fase muy complicada, porque a la hora de comprar una casa todos queremos que tenga un tamaño mínimo, unos servicios y una calidad determinados, y a la vez de que esté en un buen barrio (con buenos colegios y buenos servicios). Eso juntado con la facilidad que ha habido hasta hace bien poco para conseguir crédito ha propiciado que las familias se endeuden para 30 o 40 años (o lo que es lo mismo, se auto-esclavicen teniendo que trabajar obligatóriamente todo ese tiempo). La idea del artículo es que deberíamos vivir por debajo de lo que el endeudamiento a largo plazo nos permite, pero yo entiendo que no es fácil decir a nadie que tiene que vivir y criar a sus hijos en un barrio malo o lejano. Mi consejo sería hacer un trabajo intensivo para que sin necesidad de endeudarnos 30 años vivamos en un sitio “normal”. El “ni tanto ni tan poco” de toda la vida. No vivamos en el sitio perfecto (y más caro), pero tampoco en el peor sitio (y más barato).

Entre los 40 y los 50:

Nos introducimos en fases que son desconocidas para mi. En el articulo expone que esta es la época en la que tendrás que afrontar unos mayores gastos, refiriéndose a la hipoteca de la casa, los hijos (ropa,comida,estudios, etc…) y los padres (que empiezan a estar mayores y hay que cuidarlos). Con todo esto en la cabeza, el mayor fallo de la gente en esta edad es no trabajar de una manera lo suficientemente “agresiva” como para terminar de pagar la hipoteca.

Según el artículo, es esta década deberíamos conseguir terminar de pagar la hipoteca para empezar a ahorrar de una forma mas intensiva para nuestra jubilación, para ello hay que vigilar varios puntos importantes: no pagar más de un 10% de tus ingresos en actividades extra escolares, anticiparnos a los futuros gastos derivados de tener que pagar los estudios a los hijos a la vez que, posiblemente, tengamos que pagar alguna clase de cuidados a unos padres ya mayores.

Yo creo que en esta etapa, en la cual podemos estar en nuestro mejor momento profesional, puede ser que nos veamos en medio de un “sándwich de gastos” en el que haya que pagar a nuestra generación posterior y anterior. Yo personalmente he visto familias que han perdido todos sus ahorros en los cuidados de personas mayores enfermas, y en mi caso solo se me ocurre hacer una cosa: prevención. Tener un colchón importante de ahorros puede ser una solución, pero puede ser que conseguir dicho colchón sea incompatible con conseguir finalizar la hipoteca de la casa… Poco a poco, según vamos avanzando en el artículo, vemos lo complicado (y casi incompatible) que es afrontar los problemas económicos que la vida nos presenta con tener una vida normal (cuando digo normal, me refiero a intentar mantener el nivel de vida de la generación anterior a la nuestra).

Entre los 50 y los 60:

El mayor miedo de los estadounidenses en esta franja de edad (y por desgracia, creo que el nuestro también en los próximos años), es haber llegado a los 50 y no tener suficiente dinero ahorrado para la jubilación. Para evitar esto, ellos tienen la cultura de ahorrar desde muy temprano pensando en este momento, ya que si llegan a esta edad sin ahorros, probablemente tengan que seguir trabajando más tiempo, o retirarse a una vida en la que lo pasarán mal económicamente hablando.

En el artículo se comenta también otro fallo común en esta franja de edad, el cual es empezar a gastar más debido a que ya no se tiene sobre los hombros el peso de pagar los estudios de sus hijos ni los cuidados de sus mayores. Empezar a vivir la vida a los 50 no acaba de ser una buena idea, ya que puede que reduzcamos más de lo que deseamos nuestros ahorros para la jubilación.

A partir de los 60:

Me hace mucha gracia como en el artículo defiende que a partir de los 60 perdemos capacidades analíticas necesarias para hacer buenas inversiones. Antes de leerlo yo habría jurado justamente lo contrario, que después de una vida de inversiones y de peleas con el dinero, a partir de los 60 tenemos que tener suficiente experiencia como para entender como se mueve el mundo económicamente hablando.

Este es uno de los puntos más criticados en los comentarios del artículo, y no me extraña en absoluto. La mayoría de grandes inversores son gente mayor con mucha experiencia que saben perfectamente las reglas del juego al que juegan.

Conclusiones:

La conclusión mas clara que saco del artículo es que nuestros peores errores a la hora de invertir a lo largo de nuestra vida están marcados precisamente por nuestra forma de vida. Por desgracia creo que tenemos que tener muy presente que vamos a tener que soportar unos gastos cada vez más  grandes en temas de educación y salud, a la vez que nuestros ingresos no se van a ver aumentados en la misma medida, por lo cual creo que es de vital importancia no vivir por encima de nuestras posibilidades (o lo que es lo mismo a día de hoy, vivir peor que como vivían nuestros padres), a la vez que ahorramos lo máximo posible desde muy jóvenes para tener un colchón para lo que nos pueda venir en el futuro, y no tengamos forma de evitar (pago de estudios a hijos y cuidados sanitarios a padres).

Jal40

Jal40

Jubilado a los 40

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Productos que uso y me encantan

Recomendaciones

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This
Suscribete

Averigua GRATIS cómo jubilarte anticipadamente

Con nuestra hoja de calculo podrás calcular GRATUITAMENTE cuales son tus necesidades económicas para jubilarte anticipadamente. ¡Este es tu primer paso hacia tu libertad financiera!

Nuevo: ¡También quedarás apuntado GRATUITAMENTE a todos los SORTEOS que realicemos!  

También recibirás en primicia un correo con los nuevos artículos de JubiladoALos40.com, no te preocupes no habrá Spam.

Te has suscrito correctamente, ¡Felicidades!